Becerril de Campos, el pequeño pueblo de 700 habitantes que debuta en la Copa

Guardar

El sol luce a mediodía y el cielo es azul infinito en Becerril de Campos, pero caminar en noviembre por sus calles sin un buen abrigo resulta una temeridad. El frío corta la respiración a 14 kilómetros de Palencia y cruzar el umbral de La Behetría ayuda a entrar en calor. El bar, uno de los dos que aún siguen abiertos, es propiedad de Garci, un antiguo jugador del equipo de fútbol de un pueblo de poco más de 750 habitantes. Las camisetas que cuelgan en sus paredes resaltan la personalidad de un establecimiento en el que los vecinos encuentran una segunda casa. Aquí se reúnen para disfrutar de los partidos de la Liga en la misma televisión en la que hace días siguieron emocionados un sorteo de la Copa del Rey inédito para una población que vive de la agricultura y la ganadería. El CD Becerril entró en el bombo por primera vez en su historia y este miércoles el conjunto entrenado por Eduardo Narganes debutará ante otro rival novato en la competición, el Urraca CF-Posada asturiano. Un enfrentamiento ilusionante para dos de los clubes modestos que inauguran el nuevo formato del torneo aprobado por la Federación.

Aficionados del CD Becerril
Aficionados del CD Becerril

«Aquí hace mucho frío. Tenemos la costumbre de tomar café en este bar antes de los partidos porque el equipo, como el pueblo, es una pequeña familia. Los vecinos están muy implicados y notamos su cariño, es el club más modesto de la Tercrea división de Castilla y León», explica a ABC el técnico, un profesor de secundaria que, como sus jugadores, vive el mejor de los sueños. Jugar la Copa del Rey es un regalo para un conjunto que, como su rival en esta eliminatoria previa, ascendió a Tercera división el curso pasado. «Solo Melero, uno de los capitanes, y un miembro del cuerpo técnico viven en Becerril. Yo resido y trabajo en Palencia, allí también me preguntan por el partido, la gente se está enganchando al sentimiento de este pueblo. El cambio de formato es un acierto porque amplía las posibilidades de que un equipo pequeño pueda participar en la Copa y sea más conocido», añade Narganes. De hecho, este municipio de la comarca de Tierra de Campos atravesado por el Canal de Castilla se convertirá en el más pequeño en acoger un partido en los 117 años de historia de la Copa. Fundado en 1977, al conjunto palentino, que maneja un presupuesto de 118.000 euros, le ha tocado la lotería debutando en esta eliminatoria a partido único, pero ahora, como el Urraca-Posadas, busca el premio gordo. El ganador jugará la próxima ronda como local y tendrá asegurado como rival a un equipo de Primera división.

El sorteo, seguido por los vecinos de Becerril de Campos en el bar La Behetría
El sorteo, seguido por los vecinos de Becerril de Campos en el bar La Behetría – A. Quintero

David González «Diestro» vive en Palencia, pero tiene sus raíces en este curioso pueblo en el que más de la mitad de sus habitantes son socios del CD Becerril. «Mi madre y mis abuelos son de Becerril, un pueblo que siempre ha sido muy futbolero. Es una locura, hace días que no se deja de hablar del partido contra el Urraca», afirma el capitán en la conversación con ABC. «En estos equipos modestos, la clave para poder seguir adelante es la unión y en Becerril lo estamos, no hay más secreto», añade el presidente, Juan Antonio Redondo, que aplaude la nueva Copa: «Este formato me gusta porque es una oportunidad muy bonita para chavales que realizan un gran sacrificio por jugar en un equipo como el nuestro». Como los compañeros que no estudian, «Diestro» compagina el fútbol con su trabajo en una empresa de construcción. Ni el cansancio ni el termómetro bajo cero durante los entrenamientos, tres días por semana, frenan la pasión de un jugador que lleva aquí doce temporadas. «Los directivos se dejan la vida por el club y también es un gran premio también para ellos», afirma.

25 años en la presidencia

La frase de «Diestro» resulta literal en el caso de Redondo, presidente desde hace 25 años. «Mi mujer y yo somos de aquí. El primer partido de la historia del Becerril, hace ya más de cuatro décadas, lo jugué yo con 15 años en categoría provincial, era portero. Vamos, que llevo toda la vida en el Becerril, unas veces jugando y otras como directivo», recuerda este militar que reside en Valladolid. «Cuando he estado fuera de misión, delego en la familia y mis directivos, no hay ningún problema».

La felicidad del vestuario del CD Becerril
La felicidad del vestuario del CD Becerril – @Roberjimenez12

Para que este partido de Copa se pueda jugar en el Mariano Haro, un estadio con capacidad para 1.500 personas, el doble de los habitantes del municipio, el Ayuntamiento ha mejorado la iluminación. «Si nos clasificamos, los ingresos de la primera ronda se utilizarán para mejorar las instalaciones, que necesitan algunos arreglos más», adelanta el dirigente, que confirma a ABC que no podrían recibir en su campo a un Primera al no cumplir las condiciones mínimas exigidas por la RFEF. El moderno estadio de La Balastera, en Palencia, sería el escenario al que se trasladaría un partido que se jugaría el 18 de diciembre y que, en principio, coincidiría con el Barcelona-Real Madrid de Liga. «No quiero adelantar acontecimientos porque primero hay que eliminar al Urraca, pero esa coincidencia sería una faena, está claro que podría restar asistencia, el clásico es un encuentro que quiere ver todo el mundo. La RFEF tendría que hacer algo para que, en caso de clasificarlos, la gente de Becerril pudiera disfrutar de un partido histórico», reclama Diestro.

Paco, utillero; Diestro, capitán; Narganes, técnico; y Redondo, presidente
Paco, utillero; Diestro, capitán; Narganes, técnico; y Redondo, presidente – ABC

Además de La Behetría, reconocida por sus tortillas, Becerril tiene otro bar, dos restaurantes, un hotel, tras casas rurales, farmacia «y un gran equipo de fútbol», destaca su presidente con una sonrisa. «El pueblo está muy ilusionado». También los jugadores, que no tendrán problemas para jugar el partido de sus vidas porque se guardaron días de vacaciones para poder afrontar la eliminatoria en caso de tener que viajar lejos de Palencia, explica Narganes. «Al jugar en casa, ya han hablado con sus jefes y ese día les han dejado que trabajan solo por la mañana», agradece el técnico, para el que poder sentarse en el banquillo en un partido de Copa es un regalo. «Cuano empiezas a entrenar con niños pequeños no te planteas que puedas tener una oportunidad como ésta», afirma un preparador que mantiene los pies en la tierra y lanza un mensaje de calma a los suyos: «la prioridad es la liga, lo tienen clarísimo, y que la Copa es un premio». Un premio para Becerril de Campos y para todo el fútbol modesto español.

Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *