Busquets ya es un debate

Fue Vicente del Bosque quien, en un intento por regresar a su añorado pasado de pelotero, expresó en voz alta que le hubiera gustado ser como Sergio Busquets, entonces un jugador sin ascendencia y al que las críticas le devoraban después del amargo estreno de España en el Mundial de Sudáfrica (derrota ante Suiza) que tan bien terminó. Busquets era el principio de lo que ha llegado a ser, un futbolista descomunal que durante casi una década ha sostenido al Barcelona y a la selección, pero al que la lógica aplastante del paso del tiempo le pasa factura. Por primera vez en todo este tiempo, Busquets ha dejado de ser titularísimo en el Barça y le queda el consuelo de que en la selección aún mantiene el estatus, pero el debate se percibe, está ahí.

Queda muy poco de la España dorada, a la que todavía capitanea con alma de líder Sergio Ramos y en la que aguanta Busquets como único exponente de ese centro del campo irrepetible. Con frescura, el catalán fue un medio bestial que corregía cualquier despiste de sus compañeros, tranquilos en ese sentido porque siempre estaba Busquets a sus espaldas.

«Cuando los entrenadores daban el equipo una de las cosas que yo primero hacía era mirar si jugaba ‘Busi’. Cuando no estaba en el once me decía, ‘hostias, cuidado’. Y cuando estaba me quedaba tranquilo porque sabía que teníamos muchas cosas ganadas con él en el campo», escribió en su día Xavi Hernández. En realidad, estaba siempre en cualquier equipo, Barça o España, pero ahora, con 31 años, ya ha probado en tres ocasiones el banquillo (Athletic, Granada y Sevilla) en lo que va de Liga y en los dos partidos de Champions (Borussia e Inter) ha sido sustituido. Hay noticia en eso, y cuentan que al protagonista no le ha gustado nada que Ernesto Valverde le haya incluido en esta política de rotaciones que hasta la fecha desconocía.

En Las Rozas, Busquets desfila estos días con la tranquilidad de siempre, muy cercano a los imberbes que se estrenan de rojo y pendiente de que Robert Moreno tenga una adaptación rápida como seleccionador. Aunque no lo aparente, Busquets, tanto en su club como con España, manda muchísimo, pero regula sus apariciones ante los medios porque tampoco le van demasiado, igualmente alérgico a las redes sociales pese a que no hace mucho se abrió una cuenta de Twitter. Desde mayo, eso sí, no publica nada, justo antes del desastre del Barça en Liverpool.

En España ya hay quien sostiene la teoría de que sería óptimo alterar el dibujo y probar a Busquets con Rodri, un centrocampista muy posicional que, en ese sentido, garantiza el futuro. «Busi para nosotros es muy importante, con nosotros no hay ninguna duda. He hablado mucho de él y confiamos mucho», expone Robert Moreno.

«Me encanta jugar con él, entiende a la perfección el juego de la selección», dice Ceballos. «Los que están por delante disfrutan, los alimenta con muchísima ventaja». Saúl Ñíguez comparte la idea: «No puede ser que sea suplente, es un jugador que siempre te va a dar cosas. Jugadores como él siempre aportan y no son valorados como debería de ser, es un fuera de serie». Será titular mañana ante Noruega, algo que no debería tener la más mínima trascendencia de no haber sido porque ya no es indiscutible. El tiempo pasa para todos, también para los mejores.



Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *