cien años de hazañas y sinsabores

El Valencia Club de Fútbol cumple este lunes el centenario de su nacimiento, un siglo de historia en el que el club ha vivido numerosas hazañas y algunos sinsabores y que los valencianistas sueñan con coronar esta temporada con un doblete de Liga Europa y Copa del Rey.

Desde su fundación el 18 de marzo de 1919 en el desaparecido Bar Torino de la capital del Turia, la entidad valencianista fue creciendo, comenzando en el Campo de Algirós y continuando en Mestalla, hasta asentarse en el cuarto puesto histórico de la primera división española, a la que solo ha faltado en tres ediciones -1928-29, 1929-30 y 1986-87-.

Seis títulos de Liga, siete Copas del Rey, una Copa de la UEFA, dos Copas de Ferias, una Recopa de Europa, dos Supercopas de Europa, una Supercopa de España, una Copa Eva Duarte, y una Copa Intertoto adornan su palmarés, convirtiéndole en el quinto equipo español más laureado y el cuarto teniendo en cuenta solo los títulos internacionales.

La «delantera eléctrica»

Tras dos primeras temporadas en Segunda, logró el ascenso a la máxima categoría del fútbol español en 1931 y ya no la abandonaría hasta 1986. Dos finales de Copa del Rey perdidas en 1934 y 1937 precederían a la prodigiosa década de los cuarenta al calor de la presidencia de Luis Casanova, que promovió la gran reforma del estadio -al que dio nombre entre 1969 y 1994- y que fraguó una de las épocas más exitosas del club.

La ‘delantera eléctrica’, formada por Epi, Amadeo, Mundo, Asensi y Gorostiza y que todavía recitan de memoria los valencianistas más veteranos, inauguró la sala de trofeos nacional con la consecución de la Copa de 1941 en Chamartín. Fue el inicio de una etapa prolífica en la que la entidad ‘che’ conquistó seis títulos hasta 1949.

En 1942 llegó también el primer título de Liga, en una temporada en la que Mundo, máximo anotador histórico del Valencia (269), terminó como Pichichi e Ignacio Eizaguirre conquistó el Zamora. Dos años después, en 1944, alzarían su segundo campeonato doméstico, que repetirían en 1947, mientras que en 1948 y 1949 terminarían segundos. En la misma década cosecharon también la Copa de 1949 y, el mismo año, la Copa Eva Duarte, precedente de la Supercopa de España.

El desmantelamiento de la ‘delantera eléctrica’ marcó el inicio de los cincuenta, sellados con una Copa en 1954 y con figuras como Quincoces II, que también participaría en los grandes éxitos de los sesenta, con las Copas de Ferias de 1962 y 1963; era la época de los Pep Claramunt o Juan Cruz Sol, de los Waldo Machado y Vicent Guillot.

De Di Stéfano a Kempes

Con la llegada de 1970, Alfredo Di Stéfano tomó el mando del equipo en la primera de sus tres etapas diferentes en la entidad; en su año de debut en el banquillo, el Valencia logró el título de Liga 24 años después y fue finalista de Copa, y al año siguiente sería subcampeón de ambas competiciones antes de repetir el segundo puesto liguero en 1972. En la campaña 1971-72, el equipo hacía su debut en la Copa de Europa.

Con su marcha, otro argentino conquistó el corazón de los valencianistas: Mario Alberto Kempes. El ‘Matador’, campeón del mundo con Argentina en 1978, lideró un equipo mítico durante ocho temporadas junto a nombres como los de Rainer Bonhof, Enrique Saura, Ricardo Arias o ‘Lobo’ Diarte.

A pesar de no ganar la Liga, aquella plantilla continúa siendo una de las más recordadas de la historia del club. Además de la Copa del Rey del 79, en el recuerdo permanece la Recopa de Europa de 1980 lograda en los penaltis ante el Arsenal en el Estadio de Heysel de Bruselas, con la ‘Saeta Rubia’ de nuevo en el banquillo.

La década de los ochenta fue, sin embargo, de crisis deportiva en la entidad. La vuelta en las últimas jornadas de Di Stéfano, para sustituir a Óscar Rubén Valdez como entrenador, no logró evitar el primer y único descenso a Segunda del club en 1986. El argentino se encargó de devolver al año siguiente al cuadro ‘che’ a la máxima categoría.

Las pesadillas de París y Milán

Tras la Copa de 1995 y el subcampeonato liguero de 1996, los noventa vivieron la explosión del equipo en los años finales con Claudio Ranieri como técnico en sustitución de Jorge Valdano. Con el italiano, que alzó una Copa y la Intertoto en su primera etapa en la capital del Turia, se produjo el despegue de un Valencia formado por jugadores como el ‘Piojo’ López, Gaizka Mendieta, Miroslav Djukic, Amedeo Carboni, Ilie o Santiago Cañizares.

En verano de 1999, procedente del RCD Mallorca, Héctor Cúper recaló en la entidad. Con el argentino al frente, el Valencia alcanzó sus dos primeras y únicas finales de la Liga de Campeones, aunque la fortuna no le sonrió: en la de París 2000 cayeron ante el Real Madrid de Vicente del Bosque (3-0), y en la de Milán 2001 vivieron una pesadilla en los penaltis, con el recordado último fallo de Mauricio Pellegrino, ante el Bayern de Múnich.

Los Ayala, Albelda, Rufete, Aimar, Vicente, Baraja o Marchena acompañaron una nueva etapa de éxitos al mando de Rafa Benítez. En 2002, el cuadro valenciano alzaba de nuevo el título de Liga 31 años después, algo que volverían a conseguir en 2004, año del doblete. Y es que a aquel entorchado acompañaría la primera y única Copa de la UEFA ‘che’, lograda en Gotemburgo ante el Olympique de Marsella (2-0).

Crisis y llegada de Peter Lim

Los desacuerdos con la directiva alejaron a Benítez del club y devolvieron el cargo a Ranieri, que conquistaría la Supercopa de Europa. Tras ello, se inició una década (2004-2014) de crisis en la entidad, donde se fueron sucediendo entrenadores y dirigentes.

Ni la Copa de 2008, conseguida con Ronald Koeman ante el Getafe en una temporada en la que el equipo sufrió para mantener la categoría, lograban revivir la ilusión de la afición, que veía cómo verano tras verano los grandes clubes se llevaban a sus principales figuras, como sucedió con David Silva, Juan Mata o David Villa. Tampoco cuajó Unai Emery, que consiguió clasificar todos los años al cuadro valenciano para la ‘Champions’ y que otorgó al club la poca estabilidad de la que dispuso esos años.

En verano de 2014, el empresario singapurense Peter Lim se hacía con el control de la entidad con el objetivo de hacer reverdecer viejos laureles. Tras algunos años de aclimatación, el Valencia logró recuperarse y certificar su regreso a la zona alta, confirmada la pasada temporada con su clasificación para la ‘Champions’.

Ahora, los de Marcelino García Toral tienen la oportunidad de conquistar un título once años después, tras alcanzar la final de Copa del Rey, que disputarán ante el FC Barcelona el 25 mayo en el Benito Villamarín, y seguir vivos en la Liga Europa, donde se enfrentarán en cuartos al Villarreal.

Todo en un año atestado de actos y celebraciones, la próxima el partido de Leyendas del domingo 24 de marzo, donde los Cruz Sol, Guillot, Claramunt o Kempes se encontrarán con jugadores más recientes como Albelda, Kily González, Carboni, Marchena, Cañizares o Baraja, entre otros.



Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *