Con Zidane todos quieren quedarse

El retorno de Zidane ha revolucionado el Real Madrid dentro y fuera del campo. Hoy reaparece en el Bernabéu ante una afición que recupera la fe perdida. El estadio presentará una buena entrada. La plantilla protagoniza una secuencia de similar esperanza. Jugadores que vivían una difícil realidad, como Isco y Marcelo, han mostrado la sonrisa. La sensación que el entrenador ha trasladado a la cúpula del club es concisa: «Nadie quiere perderse el próximo Real Madrid».

Zidane no tira la Liga: «No voy a decir vamos a ganar la Liga, pero nosotros debemos luchar hasta el final y ganar todos los partidos posibles y luego veremos; en el fútbol nunca sabes lo que puede pasar»

El francés reflexiona que todos los futbolistas desean quedarse en el equipo. Después, en junio, cada situación y las ofertas decantarán el futuro de varios profesionales. Pero el cambio que ha inyectado en la plantilla es absoluto. «Si queremos ganar otra vez hay que olvidarse de los títulos que conseguimos antes», espetó al grupo ante la sorpresa de los novatos. «Borrón y cuenta nueva». Advirtió que estos once encuentros no son un «casting» para decidir quien se queda: «No pienso en eso. Los jugadores quieren finalizar bien la temporada y no se tienen que meter en la cabeza quién se va y se queda. Todos tienen contrato y ya veremos lo que pasa. Ha sido un año difícil, pero han hecho cosas buenas y hay que pensar en jugar bien ante el Celta y en las siguientes diez jornadas».

Isco y Marcelo pueden jugar

Dicho y hecho. Lo primero que ha expuesto Zinedine es que Isco y Marcelo cuentan con las mismas opciones que los demás: «Los dos están bien y listos para jugar». Palabras que contrastan con las manifestaciones de Solari referidas al andaluz: «Para jugar hay que estar en forma». Zidane advirtió que el expediente abierto al malacitano es cuestión aparte: «Solo hablo de fútbol, Isco está preparado». También integró a Bale en su rebaño blanco. Suplente con él la temporada pasada, el galés expuso tras la final de la Champions de Kiev que meditaba su marcha. El adiós de Cristiano cambió esos planes. El preparador, ahora, ha sido claro: «No voy a hablar de la temporada que ha hecho, sino de lo que nos queda. Sabéis el jugador que es y voy a contar con él. Bale está preparado».

«Voy a contar con Bale, está preparado», señala Zinedine, que ha integrado a todos los jugadores que no estaban contentos partiendo de cero

Las encuestas externas del Real Madrid señalaban que las dos peticiones principales de la afición eran Zidane como entrenador y Mbappé como futbolista. La primera se ha cumplido. Falta la segunda. El técnico atacó el capítulo de su compatriota: «Estaría encantado de entrenar a los mejores jugadores, pero no se lo he pedido al presidente. No es el momento. Lo más importante son estos once partidos pendientes». Está centrado en ellos porque no ha tirado la Liga. Se le cuestionó si todavía hay opciones de conseguir el campeonato, pues en su primera campaña al mando del equipo, al que llegó en el ecuador de la Liga, estaba también a doce puntos del Barcelona y acabó a uno. «No voy a decir que vamos a ganar la Liga, no estoy en esa línea, pero nuestro deber es creer hasta el final y deseo ganar los máximos partidos posibles y luego veremos. En el fútbol nunca sabes lo que puede pasar».

Florentino cumple 900 partidos y Zidane, 150

Ha vuelto al cargo de técnico y con poder de decisión para determinar, de acuerdo con el club, los refuerzos. Destacó las virtudes del primer fichaje, Militao: «Es un defensa joven y con futuro. Puede ejercer de lateral, pero su posición principal es la de central». Tras la llegada del portugués ha solicitado la adquisición de un lateral izquierdo, un director de juego y dos delanteros. Para cada puesto hay una lista de candidatos.

Zidane vuelve a casa con el mejor balance histórico de un entrenador del Real Madrid: 104 victorias, 29 empates y 16 derrotas. Hoy cumple su partido 150 al frente del equipo, en los que ha conseguido nueve títulos.

Su mejor mentor, Florentino Pérez, el hombre que le fichó en una servilleta, celebra ante el Celta su partido 900 como presidente desde que llegó al cargo en el 2000, con el intervalo de los tres años de gestión de Calderón y Boluda entre 2006 y 2009. En este tiempo ha logrado 24 títulos en fútbol y 17 en baloncesto. Los seguidores esperan con ilusión el reestreno de «Zizou». Hoy, el Bernabéu vivirá un partido atractivo sin jugarse nada. En teoría. Pues Zidane cree y no descarta nada.



Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *