Cuestiones pendientes del Real Madrid a doce días del cierre del mercado

Un verano que empezó con fichajes ilusionantes, una pretemporada nefasta, unas contrataciones que no terminan de llegar y un comienzo de Liga que ha despejado muchas dudas. El Real Madrid ha vivido en estos últimos meses todo tipo de emociones. Pero cuando llegó el momento de la verdad, en Balaídos, el equipo cumplió y logró una importante victoria ante el Celta en su estreno liguero. Ahora, a doce días de que se cierre el mercado de fichajes, y sin perder de vista la competición doméstica, el club se centra en cerrar las cuestiones pendientes que aún le quedan.

La portería

Zidane fue muy claro en abril: «No va a haber debate en la portería, va a estar muy claro». La cuestión sobre la titularidad de Courtois o Keylor no se repetirá. El club y el entrenador informaron al costarricense su apuesta decidida por el belga. Tal y como ha podido saber ABC, Keylor quiere irse desde que supo que iba a ser suplente, pero la mediación de Sergio Ramos para que continuase y el hecho de que buscara irse con la carta de libertad han enfriado su salida. La buena actuación de Courtois ante el Celta y el hecho de que el mercado esté cerca de cerrarse pueden precipitar su marcha. El PSG es uno de los clubes que ha mostrado interés en él este verano.

Un refuerzo para el centro del campo

El Real Madrid sigue pensando en incoporar un refuerzo para el centro del campo. El preferido por Zidane es de sobra conocido: Pogba. Sin embargo, la operación es más difícil a medida que pasa el tiempo. «Imposible», según algunos estamentos del club. El futbolista quiere venir y no pierde la fe, pero las altas pretensiones del Manchester United son un obstáculo insalvable. Piden 160 millones, pero el club blanco le ha dicho a Zidane que el jugador no vale esa cifra.

En la recámara hay otros nombres. Van de Beek estaba prácticamente cerrado, pero Zidane quiere intentarlo hasta el final por Pogba. Por ello se paralizó la operación por el neerlandés, que espera ahora en el Ajax a que el Real Madrid tome una decisión.

Gareth Bale

«Si se puede ir mañana, mejor». Así de tajante se mostró Zidane durante la pretemporada sobre el futuro de Bale. El entrenador no quería al galés en su equipo y este estuvo a punto de marcharse a China. Finalmente la operación no se produjo y ante el Celta no solo fue titular, sino que fue el mejor. Por ello, el futuro de Bale pasa más que nunca por seguir de blanco. Siempre ha querido continuar jugando en el Santiago Beranbéu y Zidane es consciente, pese a sus reticencias, de todo lo que le puede aportar al equipo. Contra el Valladolid volverá a ser de la partida.

James Rodríguez

El verano de James ha sido de lo más movidito. Empezó con una pugna en la directiva del Bayern de Múnich entre los que eran partidarios de ejercer la opción de compra y los que no, que se terminaron imponiendo. Después se encontró con la negativa de Zidane de contar con él. Apareció en escena el Nápoles de Ancelotti, pero la llamada posterior del Atlético le hizo cambiar de opinión. Quería seguir en Madrid y jugar a las órdenes de Simeone. Su destino parecía el Metropolitano pero el 3-7 y la reticencias a venderlo al Atlético pesaron demasiado.

No obstante, su profesionalidad durante los entrenamientos han hecho que Zidane se replantee su postura. Contra el Celta fue convocado y habría tenido minutos de no ser por la expulsión de Modric. No se descarta una salida, pero James, como Bale, podría terminar siendo «uno de los fichajes» del verano del Real Madrid.

Vinicius

Desde que volvió al banquillo del Real Madrid, Zidane no ha mostrado la misma confianza en Vinicius que su antecesor. Aun así, el brasileño ha contado con varias oportunidades con el francés. Durante la pretemproada, tras el fichaje de Hazard, fue condenado a la banda derecha, zona del campo donde no puede desplegar su mejor fútbol. Sin embargo, la lesión del belga le abrió las puertas de la titularidad y de la izquierda contra el Celta. Está por ver cuál es su protagonismo cuando se recupere el fichaje estrella de este verano, pero parece que cada vez entra más en los planes de su entrenador.

En cualquier caso, en el club no valoran su salida. El PSG solicitó su inclusión en una hipotética operación por Neymar, una propuesta que no tardó en ser rechazada por el Real Madrid. Vinicius no se vende, Vinicius es hoy intransferible. No había más que hablar. Contra el Valladolid, en su regreso al Santiago Bernabéu, volverá a tener la oportunidad de seguir ganándose minutos con Zidane y recuperar la alegría con la pelota que enamoró al madridismo la temporada pasada.

Mariano

Una de las salidas más probables de aquí a que termine el mercado de fichajes es la de Mariano. El delantero sabe que Benzema es intocable en el esquema de Zidane y que Jovic ha llegado para, si no ser titular, lucharle un puesto al francés, pudiendo incluso a veces a jugar juntos. Por ello, el hispano-dominicano, tras una vuelta al Real Madrid repleta de sinsabores, busca una salida. Su intención era continuar y convencer de su utilidad en el equipo, pero cada vez es más consciente de las pocas oportunidades que tendrá. Sabe que lo mejor es salir y tener continuidad. Mariano lleva más de una semana entrenando al margen de sus compañeros a expensas de resolver su futuro. Pretendientes no le faltan y Roma o Mónaco pueden terminar siendo su destino.

Neymar

Es el nombre del verano. Neymar quiere salir del PSG y el Barcelona parece decidido a hacerse con sus servicios. Sin embargo, la falta de músculo financiero del club azulgrana y las reticencias del los franceses a que vuelva a la Ciudad Condal complican el fichaje. El Real Madrid, que también ha sido tanteado por el entorno del futbolista, se mantiene a la espera. Sabe que si las negociaciones con el Barcelona fracasan y el PSG sigue con la intención de vender a su estrella, aparecerán como los salvadores y gozarán, por tanto, de unas mejores condiciones.

No obstante, el objetivo, de cara al futuro, no es Neymar, es Mbappé. La oportunidad del brasileño no hay que desecharla, pero no quieren perder la cabeza por él. Hasta el momento no ha habido contactos oficiales entre clubes, aunque todos conocen las posturas de cada implicado. El Real Madrid se sentaría hablar por Neymar si encima de la mesa también se pusiera la opción, muy complicada, de que Mbappé fuera madridista en 2020.



Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *