El ataque de España, en el Atlético

Cuatro días antes del inicio de la Liga, el Atlético da otro golpe en el mercado y se posiciona para anunciar el fichaje de Rodrigo Moreno, el delantero brasileño nacionalizado español, estrella del Valencia y sobre el que había construido el club levantino un proyecto que ahora amenaza con resquebrajarse por la división entre el propietario Peter Lim y el director deportivo Mateu Alemany. El Atlético de Madrid no lo hizo oficial y habla de una «opción avanzada». En los próximos días Simeone podría contar con un trío de ataque de primer nivel mundial. Los delanteros habituales de la selección española, Rodrigo, Diego Costa y Morata (el cuarto es Iago Aspas), transitarán por el molde del cholismo.

La salida de Griezmann ha activado la inclusión de nuevos talentos en la plantilla de Simeone, hasta el punto de configurar un equipo que ha cargado de ilusión a una hinchada que había vivido con pesar la salida del goleador francés, de su baluarte defensivo Lucas Hernández y del otro Rodrigo, el centrocampista que prefirió el toque de Guardiola al derroche físico de Simeone.

Rodrigo será el noveno fichaje del verano rojiblanco que ha puesto a prueba los reflejos de Andrea Berta, el director deportivo de la entidad, y Miguel Ángel Gil Marín, el máximo accionista y quien toma las decisiones en el club. La reacción del Atlético en los despachos ha sido fulminante con las ocho contrataciones cerradas en un mes y que culminarán con otra de las peticiones de Simeone, Rodrigo. Un delantero con gol (15 la pasada temporada), pero sobre todo con movilidad y despliegue físico para los menesteres defensivos.

Jorge Mendes

«Mi impresión es que Rodrigo se queda», advirtió en la vuelta al trabajo Marcelino, el entrenador del Valencia que hace piña con Alemany. «Estoy seguro de que no se va a ir», repitió hace unos días, acentuando el órdago. La realidad se ha vuelto contra él para insatisfacción del valencianismo: Lim y Jorge Mendes, el agente del jugador, han impuesto su criterio y Rodrigo se marchará al Atlético.

El delantero brasileño no se entrenó ayer con el Valencia y salió disparado de las instalaciones de Paterna con su Porsche Cayenne sin hacer valoraciones. En el Atlético precisaron que la operación no está cerrada al cien por cien. Y Alemany se hizo un lío en dos intervenciones ante los periodistas. Primero dijo que «sabréis noticias» y poco después aseguró que no había en marcha ninguna operación para el traspaso. Rodrigo tiene una cláusula de rescisión de 120 millones de euros y el Atlético habría conseguido rebajarla a la mitad (60). Un canje que lleva el visto bueno de Lim y el disgusto del entrenador Marcelino.

Correa, hacia el Milán

Si se confirma la llegada de Rodrigo, Simeone tiene exceso de delanteros. Correa, a quien pretende el Milán desde hace tiempo, puede dejar 50 millones en la tesorería del club rojiblanco para hacer frente al traspaso del valencianista. El argentino no ha terminado de cuajar todas las virtudes que se le suponían desde que llegó al Atlético hace cuatro temporadas y media. Su función de revulsivo se antoja ahora insuficiente para un equipo plagado de quilates en la zona de ataque. Tampoco el croata Kalinic parece en condiciones de hacerse con un hueco en la plantilla. Su campaña 2018/19 fue decepcionante y lo normal es que también abandone la plantilla colchonera.

Rodrigo, que ya estuvo a punto de salir del Valencia el año pasado y que difundió un enigmático mensaje en las redes sociales respecto a su futuro, es otro de los exmadridistas que integrarán la plantilla del Atlético. En realidad, solo estuvo un año en la institución blanca (temporada 2009/10) como integrante del Castilla. No llegó a debutar con el primer equipo. En once años, Rodrigo ha recorrido mundo. Empezó en el fútbol base del Celta juvenil, pasó al Castilla, luego al Benfica, al Bolton y de nuevo al Benfica, antes de recalar en el Valencia en 2015. Debutó con la selección el 12 de octubre de 2014, donde se ha encontrado con Diego Costa y Morata.



Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *