El Estudiantes se aferra a la vida

Madrid Guardar

El Estudiantes, casi 75 años después de nacer en un patio de colegio, atraviesa una de las situaciones más críticas de su historia: el club está pendiente de una ampliación de capital que salve a una entidad en deuda. Para colmo, el equipo masculino es último en la Liga Endesa. El pasado domingo, ante el Real Betis, se cosechó la quinta derrota consecutiva. Ante este panorama nada halagüeño, su presidente, Fernando Galindo, atiende a ABC y despeja algunas dudas: «No se puede estar al frente de una institución como el Estudiantes y no ser optimista».

Se podría decir que Galindo cogió al club en la UCI y lo ha subido a planta, aunque su estado siga siendo grave: «Nuestra deuda es de cinco millones, siete con intereses. La hemos reducido a la mitad, lo que se traduce en pagar 1,4 millones de deuda más los impuestos ordinarios todos los años», explica. Pese a ello, el Estudiantes terminará «sí o sí» la temporada: «Tenemos recursos suficientes para todos los niveles: el equipo ACB, las chicas, la cantera… Todo el mundo está cobrando y eso está garantizado». Existen, por tanto, dos desafíos: solventar el agujero en sus cuentas y sobreponerse a la mala racha de resultados del equipo masculino: «Es imprescindible que rindamos acorde a nuestra historia. Por otro lado, la ampliación de capital tiene que ver con la estabilidad económica necesaria para afrontar los retos que tenemos: la deuda y mejorar presupuestariamente la entidad», aclara Galindo.

«La ampliación de capital nos permitiría hacer frente a la histórica deuda del Estudiantes y mejorar así nuestra estructura presupuestaria»
Fernando Galindo , Presidente del Estudiantes

El club no está solo en esta travesía. Su manifiesto, donde saca pecho por sus valores y su historia, ha sido ampliamente respaldado: «Gracias a la afición que tenemos, tanto patrocinadores como empresas próximas a nosotros tienen interés en la continuidad del Estudiantes. Por otro lado, hemos firmado algunos acuerdos de confidencialidad con empresas que pueden estar interesadas en nuestra marca, vinculada a valores y reconocida por la sociedad. Somos el primer equipo de muchos y el segundo de todos», afirma, aunque también lamenta una cosa: «No tenemos los apoyos institucionales que tienen otros equipos en el mundo del baloncesto». Lo que sí niega Galindo es cualquier relación con el Atlético, un rumor que se extendió hace unas semanas: «Lo he reiterado en muchas ocasiones: es una institución deportiva loable, nos cae muy bien, pero no hay nada».

El valor diferencial

De San Bernardo
De San Bernardo

Galindo preside el club que ama, el equipo que animaba cuando era pequeño y que ahora disfruta junto a su hijo. Para él, como para muchos otros, el Estudiantes es más que baloncesto: «Siempre hemos apostado por la cultura, por multitud de causas con las que nos solidarizamos y por una manera diferente de ver el deporte». De hecho, aunque ahora sea algo habitual, el Estudiantes fue un precursor del baloncesto femenino, tal y como recuerda su presidente: «Tenemos equipo femenino desde que el Ramiro se hizo mixto. Hoy parece una moda, pero hace treinta años no lo era». Las chicas están inmersas ahora en una pelea por volver a la Liga DIA tras el descenso de 2018. Pese a no estar donde cabría esperar, la pasada temporada congregaron a casi 15.000 personas en el pabellón, récord de asistencia a un partido de baloncesto femenino en España.

Un histórico en apuros que lucha por su supervivencia; el único equipo junto al Real Madrid y al Joventut de Badalona que ha jugado todas las ediciones de la ACB. Sus vitrinas, donde posan cuatro Ligas y tres Copas, muestran hoy una nota de auxilio. Reclaman ayuda para salvar a una de las canteras más prolíficas de Europa, con más de 2.000 niños, y otra de sus señas de identidad: «Forma parte de nuestra idiosincrasia. Es la cantera inclusiva más importante de Europa. A lo largo de toda la historia de la selección española hemos aportado mas del 50% de jugadores y seleccionadores de manera conjunta con el Joventut. Aunque luego estén jugando en otros grandes equipos como Real Madrid o Barcelona, se han formado en Estudiantes».

«Se debería ser consciente de nuestra labor social y, en consecuencia, recibir la ayuda que necesitamos en un momento tan difícil»
Fernando Galindo , Presidente del Estudiantes

Un modelo inviable

No es ningún secreto que el baloncesto en España es deficitario. Ni las competiciones nacionales ni las internacionales –el Estudiantes lleva quince años sin estar en la Euroliga– permiten a los equipos ingresar importantes cantidades de dinero. De hecho, según balances públicos de Barcelona y Real Madrid, ambos perdieron más de 25 millones cada uno el pasado año. «En algún momento habrá que hacer una reflexión para que el mundo del baloncesto profesional se sitúe en unas coordenadas económicas distintas a las que se encuentra en este momento. Es claramente mejorable porque ahora mismo es deficitario», opina Galindo.

Competir contra los dos gigantes es a lo que aspira el Estudiantes en el futuro, ampliación de capital mediante que permita reforzar las estructuras económicas del club. Pero hasta que eso suceda, queda mucho que remar: «Con más recursos, evidentemente tendremos mejores resultados. A largo plazo nuestra pretensión es competir con los mejores, pero ahora nuestro objetivo es salir de la situación en la que nos encontramos y afrontar la próxima temporada en unas circunstanciarais económicas distintas», explica.

El siguiente reto, pues, está contra el Zaragoza, rival ante el que Estudiantes tratará de remontar el vuelo en la Liga Endesa. La afición, acostumbrada a los vaivenes deportivos de los últimos años, se muestra confiada: «Lo acabaremos sacando, como hemos ido haciendo últimamente», dice un aficionado. Su presidente, como el club, se aferra a lo que puede: «Toca apretar los dientes y pelear por remontar. Tenemos que preparar desde ya el siguiente partido, con ilusión, con ganas y con trabajo. Hay que dejarse la piel en la cancha. Eso es lo primero».

Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *