gana un juego en tan solo 29 segundos

Daniil Medvédev protagonizó en el Torneo de Stuttgart uno de los juegos más rápidos de la historia del tenis. Ocurrió en el partido ante Lucas Pouille en los octavos de final. El tenista ruso ejecutó a la perfección su servicio y firmó cuatros saques directos consecutivos que dejaron a su rival francés clavado en la pista. Solo necesitó 29 segundos.

Al término del juego, el público asistente no pudo hacer otra cosa que brindarle una sonora ovación. El partido, eso sí, lo acabó perdiendo Medvéded, pese a que en ganó el primer set [7-6(6), 4-6, 6-2].



Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *