Javier Sanz abandona la Federación Española tras haberla rescatado de la «banca rota»

Madrid Guardar

Javier Sanz, hasta hoy vicepresidente económico de la Real Federación Española de Vela ha mandado hoy a Julia Casanueva su renuncia a seguir en el cargo. Es vox pópuli que Sanz y la presidenta estaban desencontrados desde hace tiempo y el ex vicepresidente ha tomado una decisión que debería de haber tomado hace tiempo.

Javier Sanz, que tomó posesión gracias a la Moción de Censura que Julia Casanueva puso a José Angel Rodríguez, deja la Federación Saneada después de habérsela encontrado en la banca rota y a partir de ahora se va a dedicar a lo que es el número uno del mundo, organizar la Copa del Rey. Sanz ha mandado una carta a los que hasta hoy han sido sus compañeros, que reproducimos textualmente.

Queridos compañeros:

Os comunico que he presentado mi dimisión a la presidenta de la RFEV. En estos momentos no puedo asumir las funciones de vicepresidente y tesorero que he venido desempeñando los últimos años con la intensidad, dedicación e ilusión que exigen estos puestos.

Ha sido un orgullo estar con todos vosotros en esta Junta Directiva. Estos años han sido apasionantes y quiero aprovechar esta ocasión para agradeceros la confianza que habéis depositado en mí, y desear a las personas que me sustituyan que disfruten de la misma lealtad con la que vosotros me habéis arropado. Aun en los momentos de mayor incertidumbre, siempre he contado con vuestro respaldo y, lo que es más importante para mí, con vuestro afecto.

Como bien sabéis, estos últimos años han sido intensos. Comenzaron con una moción de censura al entonces presidente (la primera que se presentaba en la historia de la RFEV), tras la cual me encontré con una difícil situación patrimonial que hubo que abordar con urgencia para iniciar proceso de saneamiento de la institución.

Os puedo asegurar he puesto lo mejor de mi parte para cumplir con los objetivos que nos marcamos en su momento para sacar adelante la federación en el área económica.

El primero de esos objetivos era sanear las cuentas y conseguir que los balances reflejasen fielmente la situación patrimonial de la institución.

El segundo consistía en asumir las cuentas deudoras y acreedoras, y proceder mediante acuerdos a la liquidación de estas cuentas.

El tercer propósito se basaba en reestructurar y dimensionar la RFEV, con ajustes en la organización y la definición de puestos de trabajo en las distintas áreas de los centros de Madrid y Santander.

El cuarto objetivo nos llevaba a plantear el cambio de sede de Madrid a Santander, debido a la duplicidad de funciones y con el ánimo de buscar la rentabilidad de los centros

El quinto, y último, pasaba por dotar a la federación de las herramientas y procesos administrativos necesarios para el control de la gestión.

En el día de mi despedida puedo decir que todos esos objetivos están cumplidos, lo cual me llena de satisfacción. Hay asuntos en la vida que no se pueden afrontar en solitario. Las metas citadas se han cruzado gracias al esfuerzo de la Junta Directiva, de los asambleístas y del personal de la RFEV.

Quedan, como es lógico, muchas cosas por hacer para llegar a tener esa federación que todos deseamos. Estoy convencido de que quienes recibáis esta carta haréis lo que esté en vuestras manos para mejorarla día a día.

Me quedo con lo bueno de esta experiencia y prefiero ignorar lo malo, que también lo ha habido. Confío en que nunca más se repitan algunos episodios que he tenido que afrontar desde la vicepresidencia. Ahora, sin embargo, es el momento de recalcar lo positivo: la RFEV me ha aportado conocimientos, amigos, experiencias, emociones y muchas alegrías.

Estoy a vuestra disposición.

Un cordial saludo

Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *