La enigmática celebración de Coutinho

El Barcelona selló en el Camp Nou ante el Manchester United su pase a las semifinales de Champions. Con un contundente 3-0, los azulgranas se resarcieron de lo ocurrido las últimas temporadas, cuando Roma, Juventus y Atlético les privaron de seguir avanzando en Europa. Una gran noche para el equipo de la Ciudad Condal que, sin embargo, tuvo una nota no tan positiva.

El tercer y definitivo gol del partido lo anotó Coutinho, gracias a un espectacular derechazo que se coló por la escuadra defendida por David De Gea. Su celebración, en cambio, no se correspondió con el momento de euforia que se vivió en las gradas. Serio, con los ojos cerrados y tapándose los oídos, el brasileño se plantó ante su afición, en un gesto que muchos han interpretado como una forma de reivindicarse en una temporada en la que su rendimiento está dando mucho que hablar.

Coutinho sabe que puede estar viviendo sus últimos meses como azulgrana. Después de aterrizar en España en enero de 2018 y convencer con su fútbol a los aficionados del Barcelona, esta temporada no ha conseguido mantener la regularidad que se exige a un jugador de su talla. Por ello, es uno de los señalados en una campaña en la que se puede lograr el triplete.

Tras el partido, conscientes del momento en el que se encuentra el equipo, los compañeros quisieron quitar hierro al asunto. Sergio Busquets fue uno de los que se pronunció al respecto: «¿El gesto de Coutinho tras el gol? No he visto nada, sé que lo ha celebrado con rabia, con ganas. Era un gol importante para él después de las críticas que ha recibido. Es un jugador de talla mundial». Pese a ello, la realidad es que la celebración ha levantado algunas ampollas y no son pocos los que la consideran innecesaria y fuera de lugar.

Por otro lado, la realidad es que varios de sus compañeros se mostraron cómplices con él sobre el césped. Messi y Piqué, por ejemplo, le susurraron algo entre risas durante la celebración. El de Coutinho fue el único gesto que se salió del guion en una noche mágica que ansiaba desde hace tiempo el Camp Nou. La incógnita es quién se dirgía el brasileño.



Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *