Las españolas suman en un buen arranque europeo

MIGUEL ÁNGEL BARBERO

La primera jornada de la Solheim Cup concluyó de la mejor manera posible para la mayoría de los presentes en Glenneagles: con buen tiempo y dominio europeo en el marcador (4,5-3,5). Lo primero, que siempre es un riesgo cuando se juega en Escocia en esta época del año, fue una auténtica delicia: encontrar un día soleado y sin viento para disfrutar del golf es todo un placer; lo segundo, en especial para los aficionados locales, lo fueron disfrutando a pequeñas dosis, pues se las prometían más felices antes de que las visitantes redujeran la ventaja al final de la tarde.

Aunque Europa llegaba a esta edición como favorita, la calidad de las estadounidenses nunca se puede poner en duda: todas ellas son figuras en el mejor circuito del mundo (LPGA) y en cualquier momento pueden dar la dentellada. Por eso no debe llevar a engaño el hecho de que tengan a seis debutantes en sus filas. De hecho, su capitana Julie Inkster las distribuyó por parejas de manera que estuvieran bien arropadas, especialmente las hermanas Korda, que en su debú matinal arrollaron a Masson y Ewart por 6 y 4. Bien es cierto que fue el único punto para su bando, ya que rápidamente reaccionaron las continentales y se impusieron en dos choques: Hall/Boutier a Thompson/Altomare (2 y 1) y Hull/Muñoz a Khang/Park (2 y 1). Curiosamente Azahara no jugó junto a Carlota, para que esta arropase a la novata Law, con la que salvó medio punto frente a Pressell/Alex.

De esta forma se enlazaba con la sesión vespertina con un tanto de ventaja (2,5-1,5), que también fue de lo más emocionante. Tan pronto la pizarra se teñía de azul como de rojo, hasta que se fue aclarando el panorama. McDonald/Yin nunca dieron opción a las suecas Nordqvist/Hedwall (7 y 5), mientras que Pettersen/Van Dam se revelaron como un sólido dúo ante Kang/Salas (4 y 2). Así las cosas, nuevamente las españolas iban a ser protagonistas de los momentos decisivos. La malagueña Muñoz se mostró muy consistente junto a Hull hasta el hoyo 12 (4 arriba), pero desde ahí, perdieron fuelle y terminaron empatando frente a Nelly Korda/Altomare; mientras, la navarra Ciganda y su nueva amiga Law hicieron el camino al revés: ganaron cuatro hoyos seguidos al final para salvar medio punto ante Jessica Korda/Thompson.

Con punto de renta (4,5-3,5) llega un tormentoso fin de semana (se espera que el clima cambie desde el sábado) y las europeas todavía no pueden respirar tranquilas. Aunque han demostrado que tienen calidad de sobra para recuperar una copa que lleva cuatro años esquivándolas y cuentan con el apoyo popular para lograrlo, las norteamericanas van a ser muy duras de roer. La emoción está asegurada.

Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *