Pablo Capote: Furtivos y otros enemigos

Guardar

Charlando con un amigo ha surgido una pregunta que es, sin duda, retórica entre cazadores: ¿A quién perjudican realmente los furtivos?

Como digo, la pregunta hecha entre cazadores no necesita respuesta, pero hay para quienes el furtivo no es más que un cazador algo laxo en su moral, ya de por sí floja. Hay que aclarar, por tanto, a quien no encuentra mucha diferencia entre el uno y el otro que cazador y furtivo son dos personajes distintos, si no antagónicos; que el territorio de acción de los furtivos son básicamente los cotos de caza y las especies que persiguen son principalmente especies cinegéticas, que roban a quienes han pagado por su legítimo aprovechamiento y, sobre todo, que el furtivo y quien utiliza torticeramente su figura enturbian la imagen de este colectivo.

Hace un par de años se pusieron en contacto conmigo los representantes de la Sociedad Española de Ornitología (SEO) para publicar una serie de artículos en medios de comunicación cinegética, trabajos que entraban dentro de una campaña para luchar contra el furtivismo, que debían cumplir ese requisito para su financiación europea. Por mi parte me pareció perfecto que estos medios del sector consiguieran un pellizco de esos fondos europeos, aunque me sorprendió que se gastara dinero en explicar qué es y lo que implica el furtivismo a quien mejor lo sabe y más lo sufre.

Y es que cazadores y furtivos solemos ir sin remedio al mismo saco y en realidad estas campañas no van destinadas a concienciar al furtivo, sino al propio cazador, que para estas asociaciones, y parece que para quienes adjudican los fondos europeos, siempre es un furtivo en potencia. La presunción de inocencia no cuenta en este caso; y para ellos, un tipo con un arma en el campo es de entrada un desalmado sin posible redención.

En realidad, aparte de la lacra que son para el mundo de la caza, los furtivos no son enemigos de mucha talla en otros ámbitos; me refiero a que el mal que puedan causar hoy en día al medio ambiente o a las especies en peligro no destaca, o digamos que hay otros muchos problemas delante en la lista.

Hoy, el furtivo no es un rival para el ecologismo, sino una buena herramienta para luchar contra el que creen su verdadero enemigo, el cazador.

En fin, como dijo el sabio, si no soportas tener enemigos es que no mereces tener amigos.

Pablo CapotePablo Capote

Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *