siete entrenadores en seis temporadas

S.D.

Inestabilidad. Quizá sea la mejor palabra para definir la situación del Valencia en los últimos años. En 2013, un año antes de que Peter Lim entrara en escena, el club de Mestalla se encontraba en una situación crítica, sobre todo por las enormes deudas que habían generado a partir del año 2000 generadas por los anteriores mandatarios.

El magnate de Singapur en 2014 realizó una compra que permitió mejorar notablemente la liquidez del club. Seis años después el trabajo de Lim se ha centrado en la parcela económica, dejando en un segundo plano la deportiva.

Prueba de ello es la destitución de Marcelino. Técnico que se estaba al frente del equipo desde 2017, el que más tiempo ha estado en la era de Lim. Los resultados terminaron por llegar la temporada pasada, cuando conquistaron la Copa del Rey frente al Barcelona y se clasificaron para la Champions League tras una segunda vuelta inmaculada.Con el técnico asturiano ya tenían asimilada la mecánica de trabajo, además de haber conseguido que jugadores como Rodrigo continuaran en el club. Ahora, el equipo vuelve a estar en la casilla de salida.

Marcelino, en las dos temporadas que ha estado al frente del equipo ha cumplido con los objetivos marcados: clasificación para la Champions League en ambos años y haber levantado un título once años después.

Con la llegada de Celades sumarán nueve entrenadores en nueve años, siete desde que Lim esta al frente. Lo que denota una proyecto carente de rumbo y sin la estabilidad que merece un equipo que aspira cada temporada a estar entre los cuatro mejores del campeonato español.

Lim, siete entrenadores en seis años

El año que precedía a la llegada del singapurense el Valencia contó con dos entrenadores: Djukic, que sólo duró cinco meses en el cargo y fue destituido en diciembre y Pizzi. Aquella temporada el equipo acabó en la competición regular en el octavo puesto, pero finalista de Copa y semifinalista en la Europa League. El argentino tenía el beneplácito del presidente en aquel entonces, Amadeo Salvo, del director deportivo Rufete y parte de la afición. Pero Lim se opuso y optó por la contratación del portugués Nuno Espírito Santo.

La llegada del luso comenzó de forma ilusionante para la hinchada valencianista: líder en la quinta jornada y Nuno nombrado mejor técnico de La Liga en el mes de septiembre de 2014. El entrenador cumplió con los objetivos al clasificar al equipo para la próxima edición de la Champions League. En la temporada 2015-2016, Nuno obtuvo el pase europeo al eliminar en la previa al Mónaco, pero en cambio empezó de forma muy irregular la competición liguera -noveno tras las trece primeras jornadas- lo que terminó costándole el puesto. El elegido para relevar al portugués en el banquillo fue Gary Neville.

Antes de que el inglés firmara por el equipo de Mestalla ya era criticado, pues compaginó su cargo con el de ser ayudante de Roy Hodgson en la selección de Inglaterra. Se hizo cargo del equipo cuando estaba en el octavo puesto. En jornada 30 el equipo marchaba en el puesto 14º y habían recibido una esperpéntica goleada en el Camp Nou por 7-0. Pako Ayestarán se hizo cargo del club en las últimas ocho jornadas, sellando la permanencia con tres victorias, lo que les permitió terminar en el 12º puesto de la tabla. De esta forma se terminaba un año para olvidar para los valencianistas con tres entrenadores en una misma campaña.

La temporada 2016-17 sería similar a la anterior, pues contaría también con tres entrenadores. Ayestarán, tras perder los cuatro primeros partidos fue cesado. El testigo lo cogió Cesare Prandelli, que tras diez partidos presentó su dimisión. En diciembre, Voro fue nombrado técnico interino y tuvo que lidiar con un equipo que estaba coqueteando con los puestos de descenso. Terminarían el año nuevamente en el puesto duodécimo. Al finalizar aquella temporada, Marcelino le daría otro aire al conjunto.

El Valencia, con el asturiano, consiguió la estabilidad que llevaba años buscando. Jugadores de primer nivel como Parejo o Rodrigo siguieron en un proyecto que aspiraba a su tercer clasificación consecutiva a Europa. Mestalla de la mano de Celades se tendrá que volver a reinventar.

Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *