Una idea para revitalizar la Fórmula 1 en España

Al filo de los 60 años, a Adrián Campos (Alzira, 1960) le sigue bullendo la cabeza en torno al olor de gasolina, el recurso al punta-tacón y la gestión empresarial relacionada con el automovilismo. Un veterano soñador que fue, por este orden, piloto, promotor, comentarista de televisión, manager de Fernando Alonso y dueño de un equipo en las categorías inferiores a la Fórmula 1. Pasajero perpetuo del motor que, a la vista de los hechos y de la deriva decadente de este deporte en nuestro país, ha cogido la bandera de una idea: armar un equipo español de F1. Un proyecto en condicional. Si se dan las circunstancias, si la Federación Internacional (FIA) fija un límite de presupuestos, si concede dos licencias para dos equipos más, si Campos obtiene la financiación necesaria… Un boceto claramente en fase de embrión.

La realidad dibuja una situación menguante de la Fórmula 1 en España. A nadie escapa que la retirada de Fernando Alonso ha ocasionado un inmenso vacío casi imposible de rellenar. La cifra de espectadores en el circuito de Montmeló descendió a niveles pírricos, las audiencias del canal de Fórmula 1 de Movistar no remontan y casi se pierde el Gran Premio de España, salvado a última hora y solo con una prórroga de un año sin garantía de continuidad.

«Necesitamos algo», ha dicho Adrián Campos. Ese algo es una escudería con sede en España.

La FIA prepara una revolcón técnico, reglamentario y estructural para la Fórmula 1 en 2021 en su propósito de igualar las fuerzas y hacerla más atractiva. Liberty, la multinacional propietaria de la F1, también aboga por ese plan: más emoción equivale a más ingresos, más reparto, más patrocinadores, más de todo.

Uno de los proyectos que dilucidará el Consejo Mundial de la FIA incide en el límite de presupuestos, que deberían aceptar los equipos, incluidos los gigantes Mercedes, Ferrari o Red Bull. Se habla de 175 millones, aunque excluido en esa evaluación el salario de los pilotos, las estrategias de marketing, el desarrollo de los motores y otros muchos conceptos.

En el proyecto supeditado a los cambios de Adrián Campos influye todo. La FIA tendría que aprobar esa limitación y además conceder dos licencias extra a nuevos equipos. El empresario valenciano ya tiene experiencia en estas lides. Dos veces obtuvo una cédula de la FIA para levantar una escudería en la F1: en 1992 fundó Bravo F1 y en 2009, Campos Meta, que posteriormente se llamó Hispania y luego HRT.

Bravo F1 no cuajó por la repentina muerte del socio de Campos, Jean Francois Mosnier, que condicionó económica y moralmente el programa. En Campos Meta ingresaron como partícipes Pau Gasol y Jorge Garbajosa a través de la empresa de representación Meta Image. Luego el plan derivó en desencuentros, pero el equipo siguió adelante como Hispania, de la mano del empresario murciano José Ramón Carabante y del Banco Popular.

Inversores en Mónaco

Según la versión facilitada a ABC, Adrián Campos tendría un grupo de cuatro inversores preparados para dar el paso en 2021 a través de la empresa de representación de pilotos Monaco Increase Management (MIM), cuyo CEO y fundador (Salvatore Gandolfo) también es propietario del equipo Campos Racing que compite en la F2, la F3 y la Eurofórmula Open. Esos cuatro inversores serían personas particulares y también fondos de inversión interesados en la idea.

Campos maneja un posible presupuesto de 120 millones y cuenta con el apoyo de la Federación española y el RACC (uno de los propietarios del Circuito de Cataluña). Sería una manera de abrir la puerta a pilotos españoles. Ya se han deslizado los nombres de Alex Palou y David Vidales. También el alemán Pascal Werhlein, a quien representa MIM.

En el horizonte existe el interés de una escudería china, Panthera Team Asia, que sería dura competencia de las pretensiones españolas. La Fórmula 1 publicó la semana pasada un comunicado negando que hubiese conversaciones. «Tras la aparición en los últimos días de varias entidades que han indicado su ambición de participar en el Mundial de Fórmula 1 de la FIA a partir de 2021, si bien la F1 aprecia su interés, podemos confirmar que no hay discusiones serias con ninguna persona o empresa sobre la admisión de un nuevo equipo». En el organigrama de los españoles nadie ha tomado este anuncio como un freno, sino como un formalismo. Si se juntan las confluencias astrales, tal vez el plan siga adelante.



Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *