Urgencias en el Camp Nou

Sergi Font

Barcelona y Valencia vuelven a encontrarse hoy tras la final de la Copa del Rey que el conjunto che conquistó el pasado 25 de mayo en un panorama muy diferente al que se vivió aquella noche en el Benito Villamarín. Aterriza el conjunto levantino en el Camp Nou sumido en una inconcebible crisis institucional, con un inesperado y criticado relevo en el banquillo y obligado a vencer para apaciguar un incendio que Peter Lim, propietario del club, se ha encargado de propagar. Albert Celades, el niño de la Quinta del Mini que compartió vestuario con los Galácticos de Florentino, asume el reto sin ningún tipo de experiencia en un vestuario de élite, que es donde Marcelino ha dejado al Valencia, clasificándolo para la Champions en las dos últimas temporadas y ganando la Copa del Rey.

Precisamente, la consecución del trofeo del ko, celebrado en Mestella por todo lo alto, ha sido una de las causas que ha provocado su inesperada salida. Aquella final de Copa casi le cuesta el puesto a Valverde tras la derrota pero asombrosamente el destituido ha sido el entrenador ganador, que ha denunciado la orden expresa de «tirar la Copa», algo incomprensible para un equipo que acumulaba once años sin ganar un título. «No recibimos ninguna felicitación en Sevilla por parte del propietario. Cuando el 19 de julio fui a Singapur me felicitó por la Champions y no por la Copa. Podréis entender mi sorpresa. Para el club era una competición secundaria y ponía en riesgo la clasificación para la Champions… cuando el pase contra el Getafe fue clave para lo que conseguimos», desvelaba ayer Marcelino.

Una Copa envenenada

El técnico asturiano se ratificaba en su denuncia: « Estoy seguro, absolutamente, que el detonante de esta situación fue la Copa. Durante la temporada recibimos mensajes directos y de otras personas que teníamos que rechazar la Copa. La afición quería la Copa. Los jugadores también. Nosotros, el cuerpo técnico, queríamos luchar y ganar la Copa. Ganarla fue el detonante de esta situación. Quién me lo iba a decir».

Afronta el Valencia una de sus semanas más complicadas (tras su partido ante el Barcelona visita al Chelsea el próximo martes en su primer duelo de la fase de grupos de la Champions) sumido en depresión, traumatizado y dividido. Si la plantilla ha mostrado su apoyo a Marcelino, la grada ha criticado abiertamente a Peter Lim y Albert Celades ya ha recibido sus primeras críticas sin haber debutado aún. «Prescindir de Marcelino es un atropello tremendo, ha conseguido los objetivos deportivos con creces. Creo que Celades no sabe dónde se ha metido, ha perdido todo concepto de honor y ética», le atizaba Santi Cañizares, un mito en la historia del Valencia y voz autorizada a la hora de analizar la actualidad del club del Turia. «Vamos a intentar ganarnos el respeto de todo el mundo con nuestro trabajo y de la mejor manera posible, Nos ocupa poder trabajar y gestionarlo de la mejor manera», se defendió Celades en su primera comparecencia pública al frente del Valencia.

Rodrigo y Gameiro serán titulares eta noche. Los dos delanteros que marcaron para darle al valencia la Copa que le ha costado el puesto a Marcelino. «¿Si la propiedad me ha pedido que no compita por la Copa? No hemos hablado de nada», asegura el flamante técnico del Valencia, que dará continuidad al proyecto de Marcelino porque «no hemos venido a romper con lo que había y queremos aprovecharnos de la cosas buenas que han pasado». La ironía en una situación tan surrealista es que jugar en el Camp Nou para Celades será balsámico teniendo en cuenta el ambiente que podría encontrarse en Mestalla.

Un Barça con urgencias

El Barcelona afronta el duelo con la obligación de vencer y convencer tras un titubeante inicio de Liga en el que solo se han sumado cuatro puntos. La ausencia de Messi, el pobre rendimiento de Griezmann y las desubicación de De Jong se entremezclan con el descontento de Rakitic, el desencanto con Dembélé y los fallidos intentos por recuperar a Neymar. Con este panorama tratará Valverde de despejar dudas y reconquistar a un Camp Nou que ya prioriza ganar por delante de jugar bien, según los datos de una encuesta de satisfacción presentada por el propio club.

Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *