Vitoria, una Final Four a precio de oro

El sueño de llevar una Final Four a Vitoria se hacía realidad hace un año, después de mucho tiempo luchando por que la gran cita del baloncesto europeo se disputara en la ciudad. Una alegría para Querejeta –presidente del Baskonia– y para los dirigentes de la ciudad que se ha tornado en pesadilla para los miles de aficionados que la visitarán estos días. Pernoctar en la capital alavesa durante el fin de semana es una misión imposible desde hace meses y los pocos que han conseguido hacerse con una habitación la han pagado a un precio desorbitado.

La baja capacidad hotelera de la capital vasca ha provocado un éxodo masivo de los seguidores, que ante la falta de oferta han tenido que buscar cama en Bilbao, San Sebastián o en La Rioja alavesa. «La única forma de encontrar algo medianamente asequible era alejarse de Vitoria. Nosotros vamos a dormir en Haro, a cuarenta minutos en coche del Buesa Arena, que es lo único que pudimos encontrar cuando decidimos hacer el viaje tras clasificarse el Real Madrid», explica a ABC Adrián, aficionado madridista. Él compartirá casa rural con un grupo de amigos, pero no podrá impregnarse del ambiente que acompaña a la Final Four. «Estar tan lejos implica que al acabar el partido tienes que irte y no puedes disfrutar de todo lo que implica un evento como este», señala.

Solo lo más previsores, como Sara y su hermana, podrán vivir de cerca el evento. «Nosotras reservamos el apartamento hace un año, en cuanto dijeron que Vitoria iba a ser la sede. Hace trece años que viajo a la Final Four y ya me he acostumbrado a hacerlo así, porque sé que por los 200 euros que me va a costar el alojamiento todo el fin de semana ahora tendría que pagar diez veces más», reconoce esta seguidora madridista, que no se pierde una Final Four desde 2007.

Su experiencia le ha servido esta vez para no llevarse un susto y, de paso, ha aliviado a algún otro compañero como Daniel. «Sara y su hermana, que viajan siempre, habían reservado más de un alojamiento y nos cedieron uno. Si no, habría sido imposible quedarnos en Vitoria», reconoce. De hecho, la mayoría de los turcos que visitarán estos días esa zona de España se quedarán en Bilbao o San Sebastián, desde donde la organización fletará autobuses para transportarlos a todos hasta el Buesa Arena.

Abonos por las nubes

A estas alturas, no quedan entradas para la Final Four y la reventa funciona ya a toda máquina. Por un abono para los dos días de competición –17 y 19 de mayo– se pagan ya más de 1000 euros. «Yo compré mi abono en noviembre y me costó 445 euros, pero los hay más caros», apunta Sara. El Real Madrid, que llegó ayer a Vitoria sin bajas, vendió todas sus entradas en unos días, con precios que iban entre los 271 y los 535 euros.

Vitoria espera a más de 15.000 aficionados estos días, cuyo impacto económico en la ciudad será superior a los 50 millones de euros. Para llegar al Buesa Arena, situado a tres kilómetros del centro, habrá que hacerlo a pie o en transporte público, porque el aparcamiento público que hay alrededor del pabellón estará cerrado por razones de seguridad. Una barrera más, a la que se suma la climatología adversa. Aunque ni el frío ni la lluvia previstos para el fin de semana en el norte de España frenarán la ilusión por ver en directo quién es el nuevo campeón de Europa.



Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *